Cargando...

EL CEDER MERINDADES EN COLABORACIÓN CON “BIELA Y TIERRA” PROMUEVEN ACCIONES DE SENSIBILIZACIÓN POR LA SOSTENIBILIDAD EN LA COMARCA

Centro de Desarrollo Rural Merindades. Área de Comunicación. 2 de Agosto de 2019



Las integrantes del proyecto Biela y Tierra desarrollan 3 talleres en la comarca en Soncillo, Quincoces de Yuso y San Zadornil

 

Una de los ejes transversales de la Estrategia de Desarrollo de la comarca definida por el CEDER Merindades es la sostenibilidad medioambiental. Desde ese punto de vista, la minoración de los impactos de las actuaciones desarrolladas por esta entidad o las subvenciones otorgadas contemplan factores de corrección en ese sentido.

En esta ocasión se ha querido dar un paso más, y no solo incorporarlo como criterio a tener en cuenta, sino que se ha apostado por una serie de acciones concretas y específicas de divulgación y sensibilización en las Merindades que apuestan por difundir lo necesario de apostar por la sostenibilidad como mejor garantía de mejor futuro. Sostenibilidad ambiental en su conjunto, y también muy vinculada a la producción agraria y la alimentación como expresiones claras de conductas personales que de uno u otro modo afectan a dicha sostenibilidad.

Para ello, desde el CEDER Merindades se ha aprovechado el paso de Ana y Edurne, las dos protagonistas del proyecto Biela y Tierra, por nuestra comarca, en el marco de una ruta que están haciendo en bicicleta de 2.500 km por el norte de España conociendo y difundiendo diferentes experiencias de producción agraria sostenible y desarrollo rural.
Sus conocimientos y experiencia, previos y adquiridos durante la ruta, se compartirán en las Merindades en 3 Talleres, bajo el paraguas de “LAS MERINDADES, por la senda de la sostenibilidad”, que será la definición bajo la que el centro de desarrollo impulsará los proyectos vinculados a promover el mejor futuro para el medio ambiente:

En Soncillo el día 1 de agosto por la mañana se ha celebrado “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible en tu plato”, un taller dirigido a la población infantil en la que además de hablar del proyecto que las ha traído hasta aquí se ha hablado adaptado a los más peques de los ODS y se han relacionado con el día a día de su alimentación.
En Quincoces el próxima día 6 de agosto por la mañana tendrá lugar un nuevo taller infantil de “Movilidad Sostenible y Ciclomecánica Básica”, reflexionando sobre el impacto ambiental del transporte de personas y mercancías, sobre las ventajas de moverse en bicicleta y que terminará con una parte práctica de ciclomecánica básica.
Por último, también el día 6 de agosto, pero por la tarde, estaremos en San Zadornil, en la casa del Parque, donde se desarrollará el Taller para todos los públicos “Consumo Responsable y Huella Ecológica”, en el que se presentarán datos sobre el agotamiento de los recursos naturales, debatiremos de manera conjunta sobre consumo, hábitos cotidianos y posibles alternativas y en el que incluso calcularemos la huella ecológica de las personas participantes.

En palabras de Nuria Ortiz, Presidenta del CEDER Merindades, “el medio ambiente, pero más aún sus sostenibilidad y su futuro, es una preocupación fundamental no solo del Centro de Desarrollo Rural de las Merindades sino que estamos convencidos de toda la población de la comarca, pues la mayoría de los recursos de este territorio depende de uno u otro modo de él. Por ello, entendíamos importante aportar en el sentido de confirmar la importancia de tener una actitud activa en favor del consumo responsable, la minoración en la generación de residuos, su adecuado tratamiento, la movilidad sostenible, ….”.

Para Jose L. Ranero, gerente del CEDER, “teníamos una oportunidad de oro de colaborar con Biela y Tierra, de hacer de las Merindades destino de este proyecto y visibilizar nuestra comarca en un proyecto como este que apuesta por una forma de hacer las cosas lo más compatible posible con la viabilidad del territorio, sus gentes y su medio ambiente, su entorno, y se decidió aprovecharla. Y para ello hemos apostado por dos de los talleres por los niños y niñas, como eje transmisor y de fuerza de una forma de hacer, pensando en dañar lo menos posible nuestro entorno, y un tercero en un entorno extraordinario como el Nueva York de los Bosques, en el que también los adultos podrán incluso medir su huella ecológica”.