CEDER Merindades

El CEDER imparte un curso a operadores del territorio para el desarrollo de un “servicio de vida independiente" en las Merindades

Centro de Desarrollo Rural Merindades. Área de Comunicación. 30 de Octubre de 2020


 

El Centro de Desarrollo Rural Merindades ha trabajado durante dos años, junto a otros 8 territorios de Castilla y León, en un proyecto de cooperación en la que sus socios, tras la entrada en vigor de la Ley 16/2010, de 20 de diciembre, de servicios sociales de Castilla y León y su desarrollo mediante el Catálogo de Servicios Sociales de Castilla y León aprobado por el decreto 58/2014, de 11 de diciembre, fueron conscientes de una oportunidad de mejorar el bienestar social de las personas residentes en el medio rural; un vector de cohesión social y territorial, equiparando la calidad de los servicios sea cual sea el lugar en el que se presten, siendo también un nuevo yacimiento de empleo con potencial de crecimiento que se debe aprovechar.

Como indica la Presidenta del CEDER, Nuria Ortiz López, “en relación a la mejora del bienestar de la población, el sistema de servicios sociales tiene la finalidad de facilitar la plena inclusión de las personas en situación de dependencia (personas mayores y personas con discapacidad), promoviendo su autonomía y desarrollo personal y asegurando el derecho a vivir dignamente durante todas las etapas de su vida. Y el desarrollo de un catálogo de prestaciones en ese sentido de asistencia a las personas para que disfruten de la mayor calidad de vida en todas las etapas de su existencia, adaptado a las singularidades del medio rural, que genere empleo y contribuya a la diversificación económica rural, que contribuya a mejorar el nivel de vida de la población dependiente y favorezca la inclusión social (equidad social) era el objetivo que nos planteamos”.

Fruto o resultado del trabajo desarrollado en el seno de este proyecto, en el que se ha contado con la participación activa de todos los agentes públicos y privados implicados en la atención a las personas en el territorio: ayuntamientos, residencias de mayores, entidades sociales (AFAMER, PROSAME, ASAMIMER, CÁRITAS, CRECIENDO EN MERINDADES), se ha podido dibujar una cartera de servicios adaptada a las necesidades y potencialidades de las Merindades. Tratando de optimizar la prestación de esos servicios para que sean los mayores posibles y de la mayor calidad. Algo que necesitará de la coordinación y cooperación territorial para garantizar su viabilidad operativa habida cuenta del extenso territorio y la dispersión territorial de nuestra comarca que suponen necesariamente un elevado coste de la prestación.

Y un primer paso en este sentido, y con las conclusiones del proyecto, es la impartición de un Curso de Formación de Formadores, en el que hemos contado con la implicación de 5 entidades de la comarca, con un total de 12 personas, para capacitar a estas entidades en la oportunidad de formar a su personal o al nuevo que puedan contratar en el Servicio de Atención de Vida Independiente o asistente personal. Con el propósito e interés que ya han manifestado estas entidades de tal vez convertirse en futuros operadores que puedan desarrollar ese servicio en las Merindades.

El curso ha supuesto 4 jornadas de formación de 2 horas de duración diarias, entre las 9 a 11:00 h., y ha sido impartido en modalidad online por la entidad Plena Inclusión Castilla y León, con una experiencia más que reseñable en la formación y apoyo a entidades del ámbito de la atención a personas dependientes en nuestra comunidad autónoma, que además a participado en la asistencia técnica del proyecto de cooperación regional.

Como concluye Jose L. Ranero, gerente del CEDER Merindades, “ha resultado fundamental en el proyecto la participación y colaboración de las entidades del territorio, y es fundamental para nosotros agradecer esa implicación. Y ahora nos  queda seguir trabajando entre todos y todas, con la hoja de ruta que tenemos, algo que ya están demostrando con su participación en esta formación, con la vista en que la puesta en marcha de un servicio de vida independiente en las Merindades sea una realidad en la línea con las políticas que se están impulsando desde la Junta de Castilla y León, dado que el resultado será sin duda la mejora de calidad de vida de las personas de la comarca y con la generación de empleo y oportunidades vinculadas a este servicio”.